Un paseo en el Tren de las Nubes y los caminos salteños – Salta

Salta es una de las provincias argentinas con mejor marketing. Escuché muchos comentarios positivos y negativos frente al título de “Salta la linda”, que hace referencia a su capital. Esto me llevó a pensar que quizás el Tren de las Nubes era otro ejemplo de una buena difusión. Necesitaba comprobarlo por mí misma y documentar la experiencia con fotos sin una edición descabellada. Pero no tenía el suficiente dinero para poder pagar el dineral que me resultaba el ticket de la excursión.

Tuve la suerte de que mi familia paterna es salteña y tenía algunos contactos/amigos gracias a mi antiguo trabajo que mantenían relaciones con el gobierno de turno. Gracias a ellos logré recibir una invitación por parte del Ministerio de Turismo. El ministerio tiene reservados un par de tickets para prensa o gente que consideraran de importancia y mi ángel de la guardia trabajó duro para que de un día al otro uno de ellos fuera mío. Admito que en viaje me dio un poco de vergüenza porque había señoras que esperaron muchísimo tiempo para poder hacer el viaje. En cambio, a mí me llevó un día y no realmente por mérito propio. Pero si no iba ese asiento quedaría vacío de todas formas. Así que, a primera hora de la mañana, cuando aún era de noche, me encaminé hacia la estación.

Al hacer la cola para subir me imaginaba que la emoción de la gente residía en que iban a viajar en un tren antiguo por tierras lejanas. Imaginen mi sorpresa cuando arribaron vagones nuevos, bastante similares por fuera a los de Retiro, en Capital Federal. “¿Entonces de qué se trata todo este alboroto?”, me pregunté desconcertada.

Algunos estaban felices por ver el Viaducto de la Polvorilla, una maravilla de la ingeniería, y viajar en ese tren que no utiliza el sistema mecánico de cremallera, ni ruedas dentadas, sino que sube hasta los 4.200 metros sobre el nivel del mar gracias a un sistema de vías en zig-zag y en espirales. El ingeniero estadounidense Richard Maury se encargó de que sea una obra peculiar que llamara la atención del mundo entero. Los pelos de mi brazo aún no se erizaban  agitados, sé que somos capaces incluso de mucho más.

Hay otro motivo, para mí con más valor, por el que no dudo en decirte que si puedes pagarlo realices el paseo: los paisajes y los guías. ¿Los guías? ¿Qué clase de viajera soy que recomienda tours guiados? De las que gustan poder preguntar las dudas a aquellos que saben la respuesta. Los guías del tren te cuentan datos geológicos, arquitectónicos y culturales de los cuales no te enteras de otra forma. Al menos no en tan poco tiempo.

Me contaron que la gente que vive en las montañas suelen hacerlo por grupos familiares y cuando el hijo se casa construye una casa en las inmediaciones. Crían llamas y cabras, tejen en telares, cultivan y cuando necesitan algo van a vender lo que tienen a la ciudad y vuelven con productos de a cantidad para no tener que retornar por un tiempo largo. No son pobres, muchos poseen kilómetros de tierra, sino que tienen costumbres y una forma de vivir distinta. Me gustó que resaltaran esto, en un afán por terminar con el mito de que todo lo que no entre dentro de los parámetros europeos entonces es bárbaro y/o pobre. Cargamos con esta idea por demasiado tiempo ya, es hora de que la expulsemos de la mente.

Tren de las nubes salta argentina paisajes 1

También me contaron el origen y el significado de la Wiphala, símbolo de los pueblos originarios andinos y de resistencia y reclamo en la lucha por sus derechos.

Socorrieron a muchos que se descompusieron llevándolos a la enfermería de mediana complejidad que está equipada hasta los dientes para hacer frente a cualquier inconveniente de salud que tenga alguno de los 468 pasajeros (¡tantos!). Pareciera que el cuerpo se va aclimatando al ir a tan solo 35 kilómetros por hora, pero el cuerpo humano necesita al menos cuatro días cada mil kilómetros subidos.

A partir del viaducto de la polvorilla comencé a sentir náuseas que me acompañarían hasta volver a descender. El mal de altura parece un malestar inofensivo, pero no lo es. Muchos murieron por él y muchos lo seguirán haciendo, por desgracia. Sin embargo, a menos que tengas un serio problema de salud, la subida con el tren no trae ningún problema más que un poco de mareo.

La señora sentada junto a mí intuyó lo que me pasaba y con una sonrisa de oreja a oreja me extendió una taza de plástico con un poco de té de coca. En Salta se utiliza mucho la coca para el mal de altura, como estimulante y para combatir el hambre y la sed. Es muy común ver a las señoras con un bolo de hojas de coca con bicarbonato girando entre la carne y los dientes.

El tren zigzagueaba vertiginosamente subiendo por las montañas de la precordillera de los Andes. Los paisajes se sucedían colmando mis ojos de nuevos colores entre viaductos, túneles y sinuosidades.

Tren de las nubes salta argentina paisajes 4

Paramos dos veces, si recuerdo bien. Una en el viaducto, donde nos bajamos a verlo desde arriba. El pedazo de tierra donde se podía caminar era pequeño y estaba repleto de salteños nativos vendiendo artesanías, tejidos y comida. Los niños tenían redondeles rojos del frío en las mejillas. Me llamó la atención uno que sostenía la correa de una cría de llama. La llama era obligada a posar para la foto a cambio de algunos pesos. ¿Cómo subirían hasta allí? ¿A pie?

La segunda parada fue en San Antonio de los Cobres, un pueblo que vivió durante años con agua contaminada con arsénico y que finalmente en 2019 logró tener agua potable gracias a un nuevo acueducto. Y el acueducto fue gracias a las constantes denuncias a las autoridades. Pero claro que en la parada no te cuentan nada de esto. Te dejan recorrer el pueblo a tu gusto, aunque te recomiendan un centro de artesanías donde también hay baños. Me fui a recorrer el pueblo y fotografiar esas caras que dicen más sobre la vida en el lugar y su gente que cualquier sweater de pelo de llama.

La vuelta fue rápida y deseada, mayormente por las náuseas. Era ya tarde, cerca de las ocho de la noche, pero aún podía ver la carretera. Me hubiera quedado allá arriba con esos paisajes y esa gente algunos días. “La próxima vez en Salta recorreré el mismo camino, pero por allá abajo, por los caminos de tierra”, me dije. Aún me queda pendiente. Hasta pronto Salta.

TICKET AL TREN DE LAS NUBES Y SUS ALREDEDORES

Puedes comprar el ticket al tren de las nubes o hacer la excursión en 4×4 con más tiempo para palpar los paisajes con las manos. También puedes hacer una excursión de dos días por el Camino de las Nubes y Humahuaca o visitarlos por tu cuenta en vehículo propio.

Si te gustan los tours y quieres juntar un poco de todo, hay una excursión de 3 a 5 días por Salta y sus alrededores. Caso contrario, te recomiendo ir a Salinas Grandes, visitar Cachi y las Serranías del Hornocal. El Hornocal es mucho más lindo que la montaña de 7 colores. Le dicen la de 14 colores. Puedes ver fotos reales en El Cerro de los 14 Colores. Es impresionante, ¿cierto?

¡Y cómo se me va a olvidar Tilcara! En Tilcara se Viste de Noroeste te cuento más sobre este increíble pueblo y lo que ofrece.

Tren de las nubes salta argentina paisajes 2 Tren de las nubes salta argentina paisajes 3

Check Also

Viajar en bicicleta por primera vez y desertar a un viaje

Me preguntó si alguna vez dejaré de escribir posts tan mentales, pero mientras me lo …

9 comments

  1. Maravilloso paseo, lo hice hace año y medio y volvere! gracias Guada por traerme tan preciosos recuerdos! un gran abrazo y cuidate!

  2. ALEJANDRO NORBERTO BERMEJO

    Guada, te cuento que tuve la excepcional experiencia de recorrer el Tren de Las Nubes desde Antofagasta a Salta. Fue en el año 1979, poco antes que se clausurara el ramal chileno hasta el límite en Socompa. Venía bajando desde Ecuador, y no tenía idea de la experiencia que estaba a punto de vivir.
    El tren chileno, de trocha angosta y con un solo vagón de madera (también los asientos), viajaba prácticamente a paso de hombre; literalmente, tanto así que en muchos tramos los viajeros (un par de europeos y muy pocos màs), varias veces caminábamos a la par del tren. A pesar de ser noviembre, creo haber pasado una de las noches más gélidas de mi vida, compartiendo bolsa de dormir con una chica alemana que lloraba de frío.
    El traspaso al tren argentino se hacía en Socompa, y a pesar de ser una formación absolutamente austera, parecía de lujo. De ahí, S.A.de Los Cobres y todo el recorrido que hoy es visitado por miles de turistas.

    • ¡En 1979! Lo que debe haber sido… 🙂 Increíble Alejandro. Gracias por compartir. Por un ratito viajé contigo a ese tren cortito, con paso de hombre y tan poco visitado.

  3. ALEJANDRO NORBERTO BERMEJO

    “La próxima vez en Salta recorreré el mismo camino, pero por allá abajo, por los caminos de tierra”, me dije. Aún me queda pendiente. Hasta pronto Salta.
    Avisame y te acompaño (emoti con sonrisa que no puedo teclear)

  4. Alejandro De Oto

    Muy lindo Guadalupe. Me gustó esa aclaración sobre la perspectiva occidental acerca de otros pueblos. Es tal cual. Saludos.

  5. Lo mejor de Salta????…las chicas…¡¡¡¡Qué hermosas mujeres que son las salteñas!!!!!…ufffff…

  6. correcciones constructivas, (¿ puedo ?)

    ¿ 4 días cada mil kilometros ?, para aclimatarse ?,
    no serán 4 días cada mil metros de altura….?
    la gente que vende cosas en el viaducto la polvorilla, vive cerca de ahí, y van caminando por las vías
    con sus mercaderías, ten en cuenta que el tren NO va todos los días,
    así que tienen tiempo para llevar sus cosas hasta ahí…!!
    son gentes MUY sufridas, he estado por allí, y me maravillo la gente, no solo el paisaje,
    este comentario es con toda la buena «onda», y con ánimos de ayudar.

    • Hola Juan Carlos, son recomendaciones dadas por los médicos dado las insuficiencias serias que produce la altura para aquellos que no están acostumbrados. Gracias porque sé que la intención es buena pero es como decir que como en India miles comen en los puestos de la calle no nos vamos a enfermar los occidentales que no estamos acostumbrados a las mismas bacterias. Tengo amigas que por no tomar en serio el mal de altura terminaron internadas con serios problemas respiratorios. Si googleas sobre el tema las recomendaciones son las mismas en todos lados. Hay que tener cuidado con temas de salud porque no es lo mismo hacer eso desde pequeño que no. 🙂 Abrazos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.