Same same but different

Tailandia 1100

Me costó mucho entender el significado de aquella frase tan popular en Tailandia. O es igual o es diferente, me decía. Podría haberla entendido mirando los compradores de mercadería copiada. “Es como Nike pero no: same same but different”. Pero no salí de compras y de todas formas siempre entendí todo de la forma más complicada. En este caso la idea terminó de cuadrar en mi cabeza después de conocer un personaje muy peculiar.

A los 40 años, luego de haber dejado el ejército con una buena jubilación, decidió irse a vivir a Tailandia. Alquiló por 10 años un local en una isla y puso un bar.

Era de esas personas que necesitan una buena excusa para movilizarse. Todo o nada. En US, antes de enrolarse, era bombero. Cuando no estaba en servicio pasaba los días tirado en su sillón esperando que el tiempo pasara y la acción volviera a su vida.

Los años en el ejército vinieron con la necesidad de alcohol. Pero allí siempre estaba en movimiento.

Tailandia, same same but different. Otro país y no más grandes excusas para hacer algo de su vida. Así que las horas pasaban tirado en el bar, conectado a tantos medios sociales como internet le permitiera y esperando que algún couchsurfer necesitara alojamiento. Las noches eran como cualquier otra de los últimos cinco años: de trago en trago.

Cuando alguien venia a dormir a su casa su mundo se movilizaba. Al fin algo para hacer. Volcaba su energía en mostrar a sus huéspedes lo poco que hay allí. De bar en bar, pileta en pileta, y copa en copa. Same same but different, ahora en compañía.

Tenía una novia en Alemania, pero ella no quería mudarse a Tailandia porque no soportaba el calor. Y él no quería cambiar de vida. Ella se enojaba mucho cuando el bebía de más. Así cada uno tenía su libertad y se veían cada tanto cuando alguno viajaba de visita.

Un amigo le preguntó por qué no tenía novia cerca. “Si tenés todo lo que una mujer quiere: un bar, dinero, ahorros…”. Cuando escuché esto no comenté nada. Hay gente que cree que no tiene mucho para ofrecer. Si uno les dice que son otras las cosas importantes posiblemente terminen pensando que no tienen nada de nada en vez de buscar lo que realmente importa. ¿Y quién soy yo para señalar lo que importa? Después de todo nada es permanente. El dinero se puede ir, pero la bondad y la inteligencia también. Así como la belleza. Cada uno elige lo que quiere ser, lo que tiene y lo que da. Hay personas y parejas para cada elección.

Me fui de la isla con un buen nuevo amigo siempre dispuesto a ayudar pero con la impresión de no haber aportado nada en su vida más que unos días menos de soledad.

Él continúa esperando que otra persona toque a su puerta y le reste horas de Mc Donalds sentado en su sillón con la computadora, un trago y el ventilador. Same same but different. Cada uno tiene sus razones para elegir el camino en el que está.

Check Also

Consejos para hacer uso responsable del agua

El agua es fundamental para la supervivencia de todos los seres pero sin embargo la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.