La hoja en blanco

Hoja en blanco del escritor

Cuando el mundo “era plano” todos pensaban en hallar el borde y quedarse contemplando un universo infinito. Uno pensaría que una hoja en blanco te lleva a esa misma mirada, ese mismo gesto con la boca. No. Una hoja en blanco es un infinito de posibilidades y, al mismo tiempo, un infinito de imposibles. Miles de cosas que podés volcar en ella haciendo uso del don de la creación, pero ni bien lo hagas millones más quedarán fuera. ¿Cómo elegir?

Es por eso que, cuando uno agarra la hoja en blanco con una idea en mente, la pluma parece volar. Pero si uno agarra la hoja en blanco esperando encontrar una idea que lo atraiga corre el peligro de caer en su blancura y quedar lleno de ideas, todas eligiéndote al mismo tiempo. Y vos ahí, con una sola hoja. Y vos ahí con solo dos manos. Te acribillan tanto que se mezclan entre sí sin poder distinguir una de la otra. Las musas no se fueron de viaje, fueron saboteadas. Crear es elegir y la hoja expectante, implorante, a veces te deja sin dedo índice.

Check Also

Capadocia para todos los presupuestos

Guía de Capadocia para todos los presupuestos

Estuve tres meses viviendo en Estambul, la capital de Turquía, y recién cuando una amiga …

8 comments

  1. Sebastián Fernández

    «Las musas fueron saboteadas». Es así, que genial manera de describirlo.
    Abrazo,

  2. Catalina Oyarzún

    Increible… que manera mas noble y sencilla de describir algo tan complejo. El creador tiene el mundo en sus manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.