Cómo elegir un medio de transporte para viajar

QUÉ TENER EN CUENTA AL ELEGIR UN MEDIO DE TRANSPORTE

De cuatro ruedas, de dos, con motor, sin motor, en kayak, a pie, a dedo o en transporte público, las posibilidades son vastas. ¿Cómo elegir un medio de transporte para viajar? ¿Qué factores juegan en la decisión? Los mismos de siempre: la comodidad (no solo por espacio físico sino por dificultades que vengan aparejadas), el dinero, el tiempo y los gustos personales. No hay una forma de viajar mejor que otra, todas tienen ventajas y desventajas diferentes. Lo importante es saber con qué lidiarás en el peor de los casos para que no te agarre desprevenido.

Para decidir cuál medio de transporte utilizar hay que evaluar mecánica, gastos, exigencias físicas, dificultades y tiempos de demora que puede traer cada medio en el continente específico. También los límites internos de uno, hasta dónde estás dispuesto a sufrir por una aventura. No sufrir depende de uno y como afrontes las dificultades (¿eres de carácter positivo o negativo?), pero algunos medios de transporte son más fáciles que otros dependiendo del lugar, tu aptitud física, tus miedos, etc.

Para vehículos mecánicos, ten en cuenta que es importante investigar qué tipos de repuestos y mecánicos podrás encontrar en el continente al que vas, costos y dificultades para enviar repuestos, dificultades del camino (una casa rodante en África del oeste es posible que se tumbe varias veces por rutas no pavimentadas que a veces son imposibles de esquivar), tipo de gasolina que necesitarás y si hay en ese continente.

Por ejemplo, Honda y Yamaha son marcas conocidas en Latinoamérica para motocicletas, pero no son muy usuales en África (puedes ver mis viajes en moto por África). Una bicicleta con frenos de disco es probable que la sepan reparar en Europa o en las ciudades, pero no en países con menos poder adquisitivo que usen V-brakes. Un automóvil con inyección common-railcon diesel de la norma euro, traerá problemas a la hora de cargar combustible en continentes sin esa norma. Ese combustible es muy difícil de conseguir en muchos países de Asia y África. Uno común de inyección mecánica (2004 para abajo) o que soporte gasolina no tan buena (menos octanaje), como las viejas Discovery (Land Rover), quizás va mejor.

Lo principal es ser flexible. Todo vehículo trae aparejado limitaciones y libertades. Muchos viajeros en bicicleta, motocicleta o automóvil recorren algunos tramos en transporte público o a pie y luego vuelven a buscar su vehículo. ¿Suiza tiene demasiadas montañas empinadas? Hagamos Suiza a dedo y algún lugar más plano en bicicleta. ¿Hay un lugar que no es para furgoneta? Pues hazlo de otra forma y luego regresas por ella. ¿Qué la moto se está haciendo difícil en época de lluvia? Averigua cómo pasarla a otro país y ve a buscarla en transporte público. Es importante aprender a no ser una limitación para uno mismo.

También a ser realista con los pros y las contras de cada vehículo y si uno tiene el carácter y la fortaleza necesaria. No es cuestión de pasarla mal para probar que uno puede. Estoy segura que si yo puedo tú también, pero la idea es que te diviertas en el trayecto. Vamos a ver algunos consejos generales y pros y cons de distintos transportes relatados por viajeros experimentados en cada área.

Consejos para la ruta

Responsabilidad y paciencia. Sobre todo porque al tener un accidente no solo tu vida está en riesgo sino también la del conductor del otro vehículo y la de las demás personas que se encuentren alrededor. ¡Esto va para personas a pie, haciendo dedo y en bicicleta también!

Si vas en automóvil, motocicleta, camioneta o casa rodante (entre otras opciones), tener un seguro contra terceros es fundamental. ¡Y que no sea uno falso! En la ruta me crucé con muchos que hacían copias falsas de seguros ajenos y le cambiaban el nombre. Esto no solo es ilegal y puede llevarte a la cárcel, sino que estás poniendo potencialmente en riesgo la vida de otras personas. Si te accidentas, el seguro no cubrirá el hospital de los perjudicados.

Tener un seguro de viaje es también aconsejable y no solo porque te lo solicitan al entrar en algunos países. Te puede salvar la vida. Para vehículos como motos y cuatriciclos conviene tener un mail de alguien de la compañía especificándote si es necesaria o no una extensión de deportes de riesgo. A mí, incluso cuando me lo da la compañía a cambio de servicios, siempre me adjuntaron la extensión para no tener problemas luego.

Por otro lado, ten en cuenta que en caso de accidente deberás presentar a ambos seguros todos los papeles del vehículo en regla más una denuncia policial del hecho que no puede ser del día posterior si quieres evitar problemas. Sí, incluso el seguro de salud podría llegar a solicitártelos y no cubrirte los gastos en caso de encontrar algo que vaya en contra de sus reglas. Ende, usa casco en caso de que sea obligatorio, cinturón de seguridad y todo lo que la ley y los seguros requieran.

¡Y lleva un buen botiquín de viaje! Te cuento todo sobre ello en Cómo armar tu botiquín de viaje según el continente, cómo elegir un seguro de viajes eficiente.  ¿Y los documentos? Documentos necesarios para ti y tu vehículo para dar la vuelta al mundo.


PROS Y CONS DE VIAJAR…

A DEDO (por Angie alias Titin)

Si bien hace casi 8 años que vivo viajando; solo el año pasado empecé a hacer parte del viaje a dedo. ¡Y con suerte así será este año también!

Haber viajado a dedo me pareció una de las formas más extremas de viajar; en todos los sentidos: lo malo y en lo bueno, lo que agota y lo que llena de energía.

La primera vez que viajé a dedo lo hice por Kurdistán Iraní y eso cambió completamente la experiencia de mi viaje. De todos los autos, camionetas y camiones en los que me subí; absolutamente todas las personas me invitaron a pasar esa noche en su casa. Conocí personas maravillosas que hicieron de mi vida un antes y un después.

Lo bueno de viajar a dedo, más allá del dinero que se ahorra, es la posibilidad de estar metiéndote en la vida de una persona que de otra forma no conocerías. Llámenme creepy total pero una de las razones por las que viajo es conocer gente local y poder adentrarme en sus vidas para ver su cultura desde adentro. Viajar a dedo es una llave directo a la intimidad (con todo lo que eso implica). ¿Lo malo? No sabés con quién te estás metiendo y esa persona puede terminar haciéndotela pasar muy mal. Yo soy de las minas intuitivas que al toque siente una energía que no va y en esos casos pido bajarme con alguna excusa.

Lo otro malo, la energía que demanda. Si estás muy cansado y tenés ganas de ir en silencio o dormir, te diría que no hagas dedo porque resultaría muy irrespetuoso para la persona que te levantó que seguro tiene tanta curiosidad de tu vida como vos de la de ella. Viajar a dedo es dar charla lo que dure el viaje y eso sí, si lo hacés por obligación, termina agotando.

No sé si viajaría siempre a dedo porque al vivir viajando suelo estar bastante cansada; pero definitivamente es una de las formas más maravillosas de viajar y pienso repetirla siempre y cuando el cuerpo me de.

EN TRANSPORTE PÚBLICO (por Vero de Sin Mapa)

Desde que comencé a viajar por el mundo, hace más de 20 años atrás, utilizo el transporte público como mi principal medio para moverme entre ciudades y países.  Aquí te contaré los pros y contras de viajar de esta forma.

Pros de viajar en transporte público:
  1. Es bastante económico, por lo que si viajas con un presupuesto ajustado es la mejor alternativa.
  2. Te permite hacer una inmersión en la cultura local. Aunque en tu ciudad no hables con la gente del bus o metro, cuando viajas la curiosidad -o necesidad de orientarte- te llevará a hablar con otros viajeros del medio de transporte en el que te encuentras. Otras veces será la misma gente local quienes te harán preguntas, guiados por su curiosidad de verte con tu mochila y ojos hambrientos de experiencias nuevas. Se aprende mucho sobre la cultura local en sus transporte públicos: en India por ejemplo muchas familias me han invitado a comer con ellos y me compartieron sus alimentos. En los buses de Indonesia se transporta desde gallinas hasta cabras, la gente fuma dentro del bus y cuando se acaban los asientos ponen “banquitos de plástico“ a lo largo del pasillo para optimizar económicamente el viaje. En los buses de Managua conocí su generosidad y amabilidad cuando me invitaron varias veces a los billetes para hacer mi trayecto o la hospitalidad de las mujeres en el metro de CDMX para orientarme en mis rutas.
  3. Es sostenible. En un mundo donde se hace menester cuidar el medioambiente y ser responsables con nuestro entorno, viajar en transporte público te permite minimizar tu huella ambiental.
  4. Te permite conocer a otros viajeros o viajeras que les gusta viajar de la misma forma que a ti. Durante muchos de mis viajes he conocido a grandes personas en los medios de transporte público, con quienes entablé una bonita amistad y muchas veces seguimos viaje juntos durante un tiempo.
  5. Te permite conocer lugares que no tenías pensado visitar. A veces, para llegar de “A” a “B” tienes que hacer escalas, conexiones o paradas intermedias que te permiten conocer sitios que no estaban en tu itinerario inicial, llevándote quizá gratas sorpresas.
Contras de viajar en transporte público:
  1. Sueles demorar bastante en hacer trayectos, sobre todo si lo comparamos con otros medios de transporte como el coche -de alquiler por ejemplo-, moto, traslados privados u otros medios.
  2. Tu itinerario está más limitado por las conexiones de buses o trenes, así como por los tiempos (a veces hay pocos buses o trenes que van al destino al que quieres ir, o para cubrir distancias cortas tardan millones de horas, etc.)
  3. Suele ser más “incómodo” que viajar en un coche, tour privado u otros medios privados.

EN BICICLETA (por Esteban Mazzochini)

Son más las cosas positivas que las adversidades. La ventaja es que se viaja mucho más lento. Esto te permite conectarte más con el paisaje, con la naturaleza, con los olores, con todos los sentidos. Por otro lado, genera mucha empatía con la gente como una fuente de atracción. No lo llamaría desventaja, pero sí destacar que genera mucho esfuerzo físico como mental y estar predispuesto a querer viajar de esta manera. 75 kilómetros en bicicleta te pueden llevar todo un día y en otro transporte apenas un rato. Pero creo que vale la pena el esfuerzo.

Por lo que yo experimenté de viajar muchos años a dedo y un poco en moto, la bici me permitió empezar a conocerme más y darme cuenta que podía hacer un montón de cosas que antes creía que no. Por ejemplo, pedalear 80 kilómetros en una jornada. Eso es positivo. Permite redescubrirse y conocerse constantemente como persona.

Si te decides por la bici puedes leer mi experiencia de cómo elegir y equipar una bicicleta para viajar y cómo me fue en África por primera vez en bicicleta.

EN MOTO (por Koldo Burgoa)

La moto es, sobre todo, el sistema que mejor se ha adaptado a mi ritmo de viaje dándome la libertad para llegar con relativa facilidad a lugares realmente bonitos y poco transitados a los que usando un auto, colectivos o haciendo dedo, sería bastante complicado. Sí, es verdad que el gasto es mayor que viajar haciendo dedo, pero menor que en coche y parecido que con el transporte público. Y, como digo es, de todos ellos, el que más libertad de movimiento y autonomía me permite. Es por eso que llevo tres años viajando en moto por varios continentes ahora mismo.

Si eliges la moto, por favor lee protecciones necesarias para un viaje en moto y quizás te interese aprender sobre las reglamentaciones del Carnet de Passage y la Licencia Internacional.

EN MOTORHOME  (por CheToba – Familia viajera)

Viajar en motorhome nos da la libertad de elegir dónde dormir, movernos de un lugar a otro sin pensar si hay que armar la carpa, si es temporada alta, etc. También nos permite trabajar cómodos, a que trabajamos online, y llevar una mesa, un lugar dónde cargar baterías, espacio para la cámara de fotos, el computador, el drone, lentes de fotografía, la bicicleta, la caña de pescar, el kayak, ropa para cuando hace mucho frío, tener una cocina y una larga lista de cosas que son un Woooow para todo amante de los viajes.

¿Cuáles pueden ser las contras? Si compramos un motorhome para hacer un viaje largo de varios meses o al menos 3 o 4 al año entonces… ¡Si podés comprarlo HACELO!

En cambio, si lo quieres para viajar cerca de tu casa 15 días al año, ¡ESTÁS LOCO! Es una inversión enorme equiparlo, el mantenimiento mecánico, neumáticos, lubricante, etc. Además, cuanto más grande es más incómodo para andar por ciudades, en algunos lugares no te permiten aparcar, pagas mucho en seguro e impuestos y consume mucho combustible. NO JUSTIFICA, ahorra el dinero de compra y mantenimiento y con eso paga el avión y el hotel.

Nosotros tenemos uno pequeño. Lo pude comprar, entra en el patio de mi casa, por ahora lo puedo mantener, pero lo estoy usando casi al límite de lo mínimo recomendado y a veces pienso en venderlo. Podés verlo en éste video en mi canal de Youtube o leer acerca de viajar en diferentes vehículos (auto, camioneta, motorhome) en mi blog  y no dudes en consultarme lo que necesites.

Sobre las reglamentaciones del Carnet de Passage y la Licencia Internacional, dos documentos a veces necesarios pero no siempre. 

Check Also

Guía de Berlín, la ciudad museo

Berlín me recibió inesperadamente en un día de invierno, con cuatro grados bajo cero y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.