Colonia Tovar: Una colonia alemana en Venezuela

MI HISTORIA EN COLONIA TOVAR

Cuando llegué a Caracas, allá por el 2016, me hablaron de una colonia alemana a 65 kilómetros con típicas casas alpinas pero, como se hizo costumbre, no me dejaban ir sola. Estaba en una fase donde venían bien un poco de mimos después de la aventura que había sido llegar hasta allí desde Guyana Francesa, así que asentí y pregunté cuál era la opción. Un par de días después, me subí con la familia a su automóvil y comenzamos la zigzagueante cuesta por las tupidas montañas. ¡Como me gusta la palabra zigzagueante!

Mi imaginación, después de haber recorrido parte de Venezuela, no me preparó para la realidad. ¿Cómo podía existir Colonia Tovar? Parecía un limbo de abundancia en épocas de Maduro. El verde afloraba por cada rincón entre las enormes casas de estilo alpino, pintadas y repletas de flores. Como era fin de semana, los puestos de frutas y conservas decoraban las dos calles principales. Las fresas con crema eran las reinas del mercado, aunque competían con los puestos de champiñones, quesos, salchichas, licores y los dulces tradicionales como las tartas de fresa, las tortas de chocolate, el strudel y el streusel de manzana.

Muchos de los lugareños estaban vestidos a la vieja usanza alemana: los hombres con pantalones cortos con tirantes y las mujeres con sus dirndlde faldas largas y camisas blancas. Más que tradición parecía una forma de divertir a los turistas venezolanos que venían principalmente de Caracas a pasar el fin de semana y hacer compras.

El restaurante me trasladó a otra época y a otro país, muy diferente al que estaba bajando la montaña. “Un limbo”, me dije. Un recreo de la dura realidad que pronto los llevaría a luchas de poder y supervivencia. Afortunados aquellos que pueden disfrutarlo. Sonreí y agradecí con los ojos.

LA HISTORIA DE COLONIA TOVAR

En 1840, el Ministerio de Relaciones Interiores promovió la fundación de nuevas poblaciones agrícolas y mineras con inmigrantes europeos, especialmente alemanes. Se contactó a gente proveniente del Kaiserstuhl, zona montañosa vinícola del sur de Alemania y se les prometió un sitio de geografía y clima similares a los de su zona.

En 1842, 391 personas (240 hombres y 151 mujeres) partieron hacia Venezuela apostando por una vida mejor. Entre ellos había científicos, naturalistas, escritores, pintores y agricultores, hoy enterrados en el cementerio del poblado.

Luego de 112 días finalmente llegaron a lo que hoy en día es Colonia Tovar, aunque su decepción inicial fue grande ya que las casas prometidas dejaban mucho que desear y no eran suficientes para todos.

Lejos de dejarse amedrentar, se organizaron alrededor de la producción de café y a medida que prosperaban comenzaron con el cultivo de legumbres, verduras y frutas, y la fabricación de toneles que vendían en Caracas y La Victoria.

El aislamiento natural y la dificultad en las comunicaciones en ese entonces, hicieron que la población mantuviera sus costumbres alemanas y se congelara en el tiempo por muchos años. Recién en los sesenta, cuando se convirtió en un núcleo agropecuario y fue declarada zona de interés turístico, comenzó a integrarse a la comunidad venezolana lo que trajo consigo el desarrollo económico de la zona.

En 1940 se estableció el español como único idioma oficial. El alemán se continuó enseñando, aunque una variante idiomática diferente al actual ya que en más de 170 años cambió el idioma en Europa.

Las construcciones alpinas se mantuvieron, como la iglesia de San Martín de Tours que es una copia exacta de la de Endingen, al igual que muchas costumbres de los fundadores. También aún se utilizan las mismas técnicas tradicionales de artesanías en madera y cerámica, al igual que las tradiciones gastronómicas.

DÓNDE IR Y QUÉ HACER EN COLONIA TOVAR

Ya sé que Venezuela no está como para visitarla aún, pero… Si ya andas por allí… Mi recomendación es simplemente caminar por los alrededores, disfrutar del verde y la tranquilidad y visitar el mercado del fin de semana.

Si tienes ganas de aprender algo nuevo, es posible enlistarse en una clase de tiro al arco para principiantes y puedes practicar en el restaurante La Ballesta.

Además, en la plaza del pueblo se suelen realizar eventos y los ensayos de los bailes tradicionales alemanes como el TovarerVolkstanzgruppe. Basta con preguntar a los lugareños para enterarse.

¿Postres y café? Los recomendados son los del café La Vaquera que queda frente a la iglesia. Prepárate para no saber con cuál quedarte.

Para comer, la mejor opción por lejos es el restaurante del hotel Bergland que tiene platos típicos alemanes, cerveza negra artesanal, ron de café y más postres.

Si eres de los que les gustan los tours organizados, Regenwald Tours ofrecen paseos en todo terreno, visitas a la fábrica de licores, tours por los sembrados, tours arqueológicos y parrilladas.

¡Y no olvides que el oktoberfestes de tradición alemana! Por lo que pude averiguar también lo festejan en Colonia Tovar.

Si te interesa leer más sobre Venezuela también puedes mirar «No es sensacionalismo, es realidad«, «In Dios en la gran sabana venezolana» y «Entre la Santa y la Fe«.

Check Also

Bizarreadas de ser Influencer / blogger

“Influencer” entre comillas porque no tengo idea cómo se mide ese término que para unos …

One comment

  1. Buena nota e imágenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.