Home / Países / América / Argentina / El Café Tortoni, un viejo amigo de las artes

El Café Tortoni, un viejo amigo de las artes

café trotoni buenos aires

A pesar de la lluvia y el frío de este Buenos Aires invernal de pleno julio, salí a tomarme un chocolate caliente con churros al viejo café que tanto recuerda y exhala aquellos baluartes artísticos de mi querida ciudad.

                                                                    A pesar de la lluvia yo he salido


                                                                    a tomar un café. Estoy sentado


                                                                    bajo el toldo tirante y empapado


                                                                    de este viejo Tortoni conocido.


                                                                    Baldomero Fernández Moreno

Hoy en día rebotan en sus paredes voces que pronuncian lenguas extranjeras de portadores curiosos que llegaron atraídos por su historia. Pocos pueden imaginarse las viejas épocas en las que se bailaba tango arrabalero con la figura de Gardel de fondo. Ese engominado seductor que entretenía a otros portadores de talento, no menos conocidos.

Allí se paseaban personajes como Benito Quinquela Martín, Baldomero Fernández Moreno, Borges, Sabato, Centeya, Atahualpa Yupanqui, Lola Membrives, Paulina Singerman, Ortega y Gasset, Roberto Arlt y la princesa del Tortoni sin duda alguna: Alfonsina Storni. Se discutía de arte, política y otras cuestiones intelectuales con un habano en mano y un café en el otro.

alfonsina storni en buenos aires carlos gardel buenos aires

156 años que dejaron fantasmas en sus paredes y rincones. Si hablaran quizás nos contarían historias de amores ahogados en palabras, apetitos escondidos bajo sus mesas, miradas acaloradas tras anteojos de sol y besos disimuladamente húmedos que dejaron a penas un hilo de deseo en la mejilla ajena. 156 años observando la historia artística de Buenos Aires. Si las paredes hablaran nos contarían mucho más que lo que aparece en los libros, de eso podemos estar seguros.

Mi cabeza disfrutó el viaje al pasado mientras me tomaba el chocolate puro, como hago con todo aquello que amerita la no distorsión de unas gotas de leche. Vinieron a mi mente esas noches interminables enredándome, sin Ariadnas con ovillos de lana, en las eternas charlas de Dolina entre las paredes del subsuelo del café.

teatro del café tortoni museo del café tortoni qué hacer en buenos aires

Luego de una lectura en mi Kindle (me hubiera gustado tener un libro de tapa dura), salí a mi recorrido habitual en busca de detalles no descubiertos en años anteriores. Así conocí a Rubén, el actual coordinador de los shows de la Sala Alfonsina, escritor de Haikus y amante de aquellos que pueden decir mucho con pocas letras.

Nuestra conversación comenzó por los viajes y prosiguió con los cambios internos, la mirada y la sociedad argentina, las diferencias estructurales de pensamiento y, por supuesto, los personajes que recorrieron los salones del Tortoni. Le confesé que mi abuelo era muy amigo de Pablo Neruda. Me contó cómo en aquella época Neruda pasaba a buscar a Federico García Lorca y caminaban juntos por la Avenida de Mayo hasta las puertas del café, agarrados del brazo. Pensé que no era chusma, pero las historias de otras épocas y de esos escritores que tanto placer me dieron durante mi niñez me atraen sobremanera. El Tortoni nunca podrá aburrirme.

qué ver en buenos aires
Pensante, junto al salón de Alfonsina que vuelca su melancolía a los transeúntes que conocen su historia.
viajar a buenos aires
Señales que son tal por el valor que uno les da.
visitar buenos aires
Ordenanza municipal de Abril de 1902.
cafés de buenos aires
Casi me obsesionan las lámparas del Tortoni que se exhiben en cada rincón instando a los turistas a comprarlas.
cafés famosos de buenos aires
El lenguaje del cuerpo, el lenguaje de la mirada plasmada a través del arte.

SU HISTORIA

Su nombre, proveído por el inmigrante francés que lo fundó, fue copiado de uno de los cafés del Boulevard des Italiens donde se reunía la elite cultural de París del siglo XIX. Dicho café fue incluso nombrado en la novela Rojo y Negro de uno de mis escritores favoritos: Stendhal.

Fundado en 1858, fue establecido en la esquina de Rivadavia y Esmeralda para luego trasladarse, durante 1880, a su lugar actual sobre Avenida de Mayo. Su antiguo fundador lo vendió, a finales del siglo XIX, a otro francés llamado Celestino Curutchet que pensaba que “los artistas gastan poco, pero le dan lustre y fama”.

En 1926 se inauguró La Peña, liderada por Benito Quinquela Martín, con la intención de fomentar las artes y las letras. Pronto comenzaron los conciertos, recitales, conferencias y debates como expresiones de la difusión cultural que llevaban a cabo. Aquí acudían como asistentes portadores de nombres que hoy en día reconocemos con admiración como el de Alfonsina Storni, Juana de ibarbourou, Baldomero, Jorge Luis Borges, Ortega y Gasset, Roberto Arlt y Arthur Rubinstein, entre otros. Carlos Gardel, Federico García Lorca, Juan Manuel Fangio, Albert Einstein y múltiples figuras políticas también han pasado bajo sus puertas. En 1943 la agrupación dejó de funcionar.

cafés antiguos en buenos aires

En 1962 comenzaron nuevamente las reuniones de escritores de la época. Cada viernes llegaban figuras como Abelardo Castillo, Humberto Constantini, Liliana Heker, Isidoro Blaisten, Ricardo Piglia, Jorge Di Paola, Horacio Salas y Arnaldo Liberman entre otros nombres reconocidos. También estas reuniones encontraron un final en 1974.

Hace pocos años se transmitía en vivo desde aquí el programa de radio La venganza será terrible, conducido por Alejandro Dolina. Posteriormente a la tragedia de Cromañón en 2004 y dado que asistía un cuantioso público para escuchar las transmisiones cara a cara con Dolina, se trasladó al Hotel Bauen por un tema de seguridad.

café tortoni café tortoni argentina

En la actualidad el dueño del Tortoni es el Gran Cafe Tortoni SRL que logró comprarlo al Touring Club Argentino. Aún conserva su arquitectura y muchos de los detalles de antaño. Dos salas exhiben recuerdos de esos tiempos mientras que el café entero está cubierto de pinturas y esculturas de sus personajes. El subsuelo se utiliza para presentaciones musicales de tango y jazz, presentaciones de libros y concursos literarios.

 

                                                                      Se me hace que el palco llovizna recuerdos,

                                                                    que allá en la avenida se asoman, tal vez,

                                                                    bohemios de antaño y que están volviendo

                                                                    quellos baluartes del viejo café.

 

                                                                    Tortoni de ahora te habita aquel tiempo.

                                                                    Historia que vive en tu muda pared.

                                                                    Y un eco cercano de voces que fueron,

                                                                    se acoda en las mesas, cordial habitué…

                                                                    Héctor Negro

 

café tortoni tango
Cordiales, atentos, profesionales, el equipo de mozos del café se hace querer.
IMG_8180
Disfrutando uno de los chocolates calientes más ricos que probé.
historia café tortoni
La gente charla, lee libros y, como es esperar de esta época, se entretiene con sus celulares. Rodeados de arte e historia dejan el tiempo pasar apaciblemente.
IMG_8217
Hasta la próxima visita rinconcito de mi Buenos Aires querido.

Dirección: Avenida de Mayo 825, Capital Federal, Argentina.

Página web: http://www.cafetortoni.com.ar 

Check Also

Capadocia para todos los presupuestos

Guía de Capadocia para todos los presupuestos

Estuve tres meses viviendo en Estambul, la capital de Turquía, y recién cuando una amiga …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.