Bizarreadas de ser Influencer / blogger

“Influencer” entre comillas porque no tengo idea cómo se mide ese término que para unos significa una cosa y para otros otra. ¿Y por qué bizarreadas? Porque durante los últimos ocho años, entre tantos mails de aliento y de cariño, también recibí, como nos pasa a todos los “influencers”, un montón de mensajes extraños, cargados de idealismo, de realidades paralelas o de exigencias. A veces esos mensajes me hicieron reír; a veces llorar o enojarme. Después de todo, los que estamos detrás de la pantalla o del vídeo que tanto te gusta, somos personas como tú o cualquier otra.

Los que me hicieron llorar de emoción en general fueron agradecimientos, mensajes de ayuda o mensajes para compartirme lo que les ocurría en ese momento, ya sea una realidad feliz o triste. Hace unos años incluso hice un Skype para charlar con alguien que estaba sola en una situación difícil. A veces simplemente alguien que te escuche ayuda y cuando esa posibilidad viene con respeto y sin exigencias, ¿por qué no?

Entre los cargados de idealismo… ¡No sé cuál elegir! ¿El que me propone casamiento para que obtenga la nacionalidad sin conocerme, el que quiere pagarme un viaje a su país para que lo recorramos juntos en moto durante meses o el que me escribe pidiéndome sumarse a mi viaje porque soy su persona ideal del mundo mundial? Y con ideal lo dijo todo.

Hoy recibí un mensaje muy acertado en YouTube comentando el vídeo sobre cómo me financio en viaje: “Me encanta tu sinceridad y tienes mucha razón a menudo uno ve los videos como especie de películas donde todo sale bien, pero qué pasa cuando se apaga la cámara. La gente que comparte sus viajes como tu en realidad es en parte su vida pero editada, no vemos los cortes. Y que 24 horas tal vez se resumen en unos cuantos minutos o menos”. No ven los cortes, ni los minutos de mal humor, ni todos los llantos, errores, metidas de pata, ansiedades, risas y pisadas. Somos como un libro: dejamos muchas cosas pendientes que la imaginación del seguidor debe rellenar. Están los que entienden esto y los que no, rellenando esa parte con idealismos.

¿Está mal? No lo sé, pero creer que voy a compartir mi WhatsApp o un mes de viaje con alguien que no conozco es un poco iluso. A menos que sea trabajo, claro. Que de guía paga hago encantada dependiendo la propuesta… y como ven de todas formas lo evalúo antes (Guada nunca digas nunca).

Entre los que tuve que respirar hondo, hay de todo. Está el que se hizo un mail falso para enviarme en inglés un mensaje diciendo que al final no soy nada: ni motera, ni ciclista, ni nada; la que me pide que le arme un itinerario de viaje de dos semanas por Asia con costes y opciones gratuitamente (le paso mis honorarios rápidamente); la que me pide que le diga cómo es el clima en la primera quincena de agosto en Kakinada (India); el que me escribe para consultarme sobre los teléfonos de mis clientes y el que me dice que entiende mi soledad y por eso es mandatorio que le pase mi teléfono porque él va a ayudarme (¡socorro! ¡amo mi soledad!).

También la que me pide que le diga cómo hago para llevar a su nuevo marido iraní a vivir a España legal (ni idea por qué asumió que soy un abogado de inmigración); el que me dice que el accidente fue mi culpa y que tengo que decirlo en mi canal porque él ya investigó al respecto y solo digo mentiras; el que me manda 10 mails en un día porque aún no me enteré pero yo nací para estar con él y ya me va a venir a buscar (por esto dejé de decir durante años dónde estoy en tiempo real).

Sí, les contesto a todos los que no me mandan cosas sexuales ni de violencia explícita. Piensen que esas personas tienen que vivir 24 horas consigo mismas y que lo que hacen es proyectar algo que tienen dentro.

Un poco de compasión nunca viene mal, así sea en un mail que diga: “te paso una página muy eficiente que se llama Google y te va a ayudar con la duda del clima”, o “creo que deberías contactar a un abogado de inmigración y seguro Google te da algunos números, ¡éxito!”, o “soy lo que muestro pero no solo eso por ende tienen una imagen distorsionada, como la que uno se hace en una película del personaje principal donde la mitad de la información la completa uno con lo que a uno le gusta imaginarse que es”. A veces me explayo hojas y los paseo por la historia de la filosofía, teoremas, ejemplos de vida y ejemplos mucho más admirables que mi persona.

Les voy a ser sincera, cuando nos juntamos entre blogueros muchas veces sale este tema y nos descargamos con historias descabelladas. ¿Nos estamos riendo de los mensajes y gozándolo sin pudor? No. Nosotros también tenemos sentimientos y cuando dedicamos tantas horas de nuestra vida a juntar material y compartirlo, a abrirnos y mostrarles parte de nuestra vida, que nos lleguen mails pidiendo un itinerario gratuito personalizado… En el mejor de los casos nos divierte pero muchas otras veces nos parece una falta de respeto.

A mí en particular que me lleguen mensajes de amor incondicional me hace preguntarme por qué pasa. ¿Hay tanta gente tan sola en el mundo? ¿Por qué no saben hacerse compañía a sí mismos? ¿Por qué no les basta? Si no se bastan a sí mismos, ¿por qué creen que yo lo haría?

El inconformismo nos mata, mata la felicidad. Uno puede estar contento con lo que quiere, que sea suficiente e igual trabajar para que esa felicidad crezca. Pero en la sociedad actual no paran de decirnos que pensar que es suficiente es conformarse y eso está mal, eso nos lleva a ser “una vaca más en el matadero”. ¡Que les den! Nunca se me dieron bien los rebaños pero que lo que tengo sobre y baste, aunque sea poco, suena magnífico. Vi tantos conformes con una bolsa de pertenencias que cabía entre las piernas y tantos otros inconformes con enormes mansiones y grandes ideas, que prefiero ser de las primeras. Aunque para ser inconformista mejor ser de los segundos, supongo.

¿Una historia más? También recuerdo al que de una forma muy linda me preguntó si podría mandarle imanes para la heladera de cada país en el que estuviera en África. Él pagaba los envíos. Lo pensé porque me divertía la idea, pero terminé diciéndole que lo sentía pero que no me iba a ser posible hacerlo. El viaje sería complicado, intentando trabajar online y agregar un compromiso más no me daba tranquilidad mental. Quizás porque me gusta cumplir con los compromisos y lo pensé demasiado en serio…

Un día de especial buen humor decidí escribir sobre las bizarreadas de ser “influencer” y preguntarles a otros sus anécdotas. Les comparto algunas que me enviaron otros bloggers de viajes. Y sepan que les queremos y queremos seguir recibiendo sus mensajes porque entre cada uno bizarro hay cientos hermosos que nos ayudan o nos dan la oportunidad de ayudar a otro generando una rueda de amor. ¡Así que a seguir!

Dos historias de Kasia y Victor

Vosotros habéis ido en avioneta: La mayoría sabemos cómo pueden ser las “carreteras” y el tráfico en algunos países del Sudeste Asiático. Tuvimos un comentario de una mujer que en un trayecto en el sur de Sulawesi (Indonesia) tardó cinco horas en lugar de las tres horas que empleamos nosotros. Se quejó de que mentíamos en el blog y que para recorrer los 140 kilómetros entre los dos lugares habíamos usado una avioneta. Nos dieron ganas de escribirle que desafortunadamente no tenemos avioneta, pero nos tenemos que conformar con nuestro propio helicóptero, jajajaja.

Vigilar al hijo: Estuvimos un año viviendo en Australia y eso nos ha traído muchas consultas extrañas. Muchos piensan que somos una agencia que tramita visados o que facilita empleos a inmigrantes. Nos llegó un correo electrónico de un matrimonio de jubilados explicando que su hijo va a ir a Australia a estudiar y pidiendo nuestra recomendación sobre que visado deberían solicitar para poder permanecer en Australia durante toda la duración de los estudios de su hijo para poder estar cerca de él y vigilarlo. Otras veces nos llegan comentarios muy concisos como: Hola, soy fontanero y busco trabajo en Australia. ¿Qué hago? ¿Me ayudáis?

Andrea Bergareche de Lápiz Nómada

Es curioso cómo exponerse al público origina todo tipo de situaciones, sobre todo desde la aparición de las redes sociales. He recibido todo tipo de mensajes y emails, desde quien quiere que le expliques cómo usar la app del banco hasta quien me manda videos suyos con los más curiosos filtros, contándome su historia del día. Hay también quien busca que le soluciones la vida, quien te invita a visitarle o quien quiere viajar contigo por todos los medios.

En mi caso, mis anécdotas favoritas son aquellas en las que la gente se abre a ti. Por ejemplo, cuando me deportaron de Estados Unidos hubo quien se ofreció a mandarme dinero o pagarme un hotel en caso de que lo necesitara. Y luego está Karlos, quien viaja con un par de dibujos suyos en los que pone « Andreita TQM » y me va mandando fotos del dibujo en los distintos países que visita.

Valentina de Un Poco de Sur

Cuando Guada hizo el llamamiento me acordé de un montón de veces en las que me quede con la cara a cuadros por algún mensaje que recibimos en el blog, pero la verdad es que no conseguía sacarme de la cabeza uno en particular o recordar los detalles específicos así que decidir dejarlo para otra ocasión. Todo cambió hoy mismo, esta mañana con mi café en la mano mientras revisaba los comentarios y preguntas pendientes del blog me encontré con esta perla en un artículo que habla sobre viajar y trabajar.

Lo tiene todo: historia de amor, corrupción, superación personal… Todo menos viajes. ¿Qué le respondemos?

¡Vamos es que para no acertar no acertó ni el genero de la persona que escribe!

Hola querido escritor debo decir que pienso parecido a ti hace unos años estuve trabajando y ahorre para poder invertir, me salí de ahí porque era riesgoso y había corrupción, después encontré un trabajo de medio tiempo donde me pagan muy poquito y es temporal de unos años, pero me gusta y además estoy aprendiendo idiomas la otra mitad. El problema es qué hay una mujer que me gusta y conocí en esos cursos hace unos dias, pero ella sí trabaja y no sé si pueda ser algún día novio de ella y sabiendo que no soy el “típico trabajador exitoso” y obvio no le puedo contar de mis finanzas en las primeras citas.
¿ Que hago para tener una relación con ella?

Pau de Vieja que viaja

Cuando tienes un blog, canal de Youtube o redes sociales, la conexión entre tus lectores o seguidores termina convirtiéndose en algo tan cercano que parece loco. Especialmente por la confianza que te dan, o las cosas que llegan a preguntar (aparte de los que pretenden que les trabajes gratuitamente). Una vez, por ejemplo, una chica me contó su historia de amor en viaje, para preguntarme si debía luchar por eso, o cortarlo de raíz. Dio tantos detalles que me dejó perpleja: ¿Cómo podía relatar algo tan íntimo a una completa desconocida, que además nunca habla de su vida privada? Pero así es: como te ven todos los días hablando (y, en mi caso, haciendo payasadas), los límites se esfuman…

He recibido así desde propuestas de matrimonio en comentarios (lol), hasta insultos por dar consejos. En este último caso, se trataba de un lector que preguntaba cómo hacía para cruzar fronteras sin tiquete de regreso. Le expliqué que usaba una aplicación en el teléfono para generar la reserva, e inmediatamente me respondió que todo era “mentira” porque a mí me lo tramitaban y pagaban todo “los patrocinadores”, jajaja. Ya me gustaría.

«Los marroquíes que se autoevalúan» por El Viaje Me Hizo a Mí

En los años que llevamos con el blog nos han preguntado o pedido bastantes cosas que dan un poco la risa. Pero sin duda lo que siempre me ha hecho más gracia, hasta que me terminó aburriendo, son los marroquíes comentando en el post del desierto de Merzouga haciéndose pasar por españoles. Terminé cerrando los comentarios de esa entrada.

Siempre hablan de la gran experiencia que han vivido en el desierto, de lo buen guía que era tal persona, por supuesto bereber ya que les encanta decir que son bereberes. También de lo cómodo que era el campamento, de cómo miraron las estrellas, etc… Estos comentarios cantan mucho porque no están escritos en buen español, contienen muchas faltas e incluso dejan un email del estilo campmoroco@gmail.com.

 

Si te interesa leer los detalles de mi viaje en moto a África Occidental, te cuento cómo comprar mi libro Africaneando.

 

Check Also

Qué es, origen y significado de la wiphala

Qué es y origen de la wiphala Paseando por el norte argentino un chico europeo …

5 comments

  1. Es hermoso leerte, Graciasss. Creo que profundizar en el porque le restaría lo lindo, tienes el don de contar las cosas de bella manera. Gracias otra vez

  2. Buenas Guada de todo lo que leí pude percibir que has madurado a punta de email y tu libertad de expresarte se a enriquecido desde aquel primer video que subiste a YouTube en tu primer moto de lo que habías hecho, lo que dejaste y lo que deseas experimentar, bueno el titulo lo dice todo (bizarreando). Desde esta pequeña ventana de 15 pulgadas generalmente apreciamos poco de ti y concluimos mucho de nuestra parte, por lo general de no estar frente a frente se suele ser más descarado y atrevido cosa que siempre es una mala actitud y mala educación. Pues estás más dispuesta a vivir de nómada independientemente si existe o no una ruta determinada y eso te deja en la misma posición en que empezaste tu viaje en Asia pero con lo pies sobre la tierra, ya encarnaste como el mundo virtual es capaz de proponerte lo más descabellado o lo muy cuerdo circunstancialmente en el estado emocional en que te encuentres y eso te hace presa muchas veces de aceptar con cierta incertidumbre para terminar dándote cuenta que no era lo que necesitabas, Me alegra por ti que tengas como siempre lo has manifestado tu franqueza y sencillez que es la mejor llave para viajar, como moto, con bicicleta o con tus propias sandalias esperamos saber más de ti y tus experiencias, saludos

    • Hola Mynor!!! Así es. Con todo esto de internet están los que vuelan y los que se aislan por poner los pies sobre la tierra. Pies sobre la tierra y al mismo tiempo no desaparecer de las redes creo que es difícil pero se aprende. Un poco de distancia, la justa. ¡Que difícil es establecer límites! Tanto como conocerse supongo. 🙂 Me alegra que te haya gustado. Era un tema pendiente a compartir porque cuando me junto con otros bloggers hablamos unos minutos del tema para descargar y son cosas que el que tiene un perfil en redes cerrado, no se entera. El lado B, podría decirse. Y eso que omitimos mucho para no ofender a nadie. Los sensibles no molestan, siempre disfruto de poder dar una mano con algo así sea un sacudón, pero algunos mensajes merecen un poco de brusquedad. 😛 La franqueza no se si viene con lo caminado o con la edad Mynor! Ojalá sea la edad así se nos pega a todos cada día un poco más. Abrazos enormes!!!

  3. O sea que si alguna vez estás por venir a Montevideo no me podré enterar.Es una pena.
    Me gusta lo que haces.
    Abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.